Calle de Noche

Foto tomada por David Bermejo @bermejodc

Inmensa calle silenciosa, me escuchas y me observas mientras miro, escucho y hablo. Te mueves conmigo, acompañándome con la seguridad que me dan las encantadoras luces amarillas colgando en los desolados andenes que extrañan personas. Las luces blancas me recuerdan los hospitales y la soledad.

Eres silenciosa, pero de un silencio turbio que me hace adicto a ti y a verla a ella en ti, eres intranquila y tu extensión baila conmigo arropando cada paso chueco de mis piernas peludas y cansadas. Medianoche. Te falta sol, pero te sobra erotismo. 

Me miras y te miro porque somos cómplices de un amor babélico. Alzo la cabeza y el cielo baja la vista sobre miles de ebrios que te ocupan. Y me miras y te miro y estamos confundidos. Nos preguntamos si la efervescencia roja de este abrazo eterno es correspondido o tú y yo somos testigos del momento donde la nada y el todo se chocan. Tú con tus miles de ojos que parecen estrellas y yo con mi carne. 

Te vivo y controlas mi sueño y mis sueños. Te están dando pelea mientras discutes conmigo y yo callo paciente, hoy no me sale la vehemencia de la discusión. Llevo 9 noches sin dormir y 9 días nebuloso. Los vinos terapéuticos no me dan tregua ni descanso y la cerveza me llena la cabeza de una mujer. Te camino y me conoces con mis pasos.

Jacobo Jurado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.