Violines Vehementes

Foto tomada por Jacobo Jurado

El aire de la noche se espesó y el cielo se llenó de estrellas que suenan como violines vehementes que arrullan a los ojos y despedazan las sonrisas que solo conocían mi almohada. Mis manos llenas de deberes y sus dedos lentos solo piensan en tocar tu cabello y desparramarse por las cuerdas tensas de una vieja guitarra para darme vida con canciones que cantas. 

La banca del parque fue cómplice del vaivén de palabras que nos acercaron. Y ya ves, hoy la palabra es también lo que nos aleja y tus pasos de despedida en mi cabeza son penosas alarmas de despertador que alargan la madrugada. De nuevo abro los ojos y el viento arrebatado que entra por la ventana no me quita el sudor. Abrazo la prenda que olvidaste y vuelvo a un sueño de mil colores cuando la huelo. La noche está confusa, ella se acostumbró a mis ojos contemplando tus pulidas manos que pensabas comunes.

Se va el tiempo con patético afán y yo no comprendo los desordenados círculos que él hace en mi cabeza. Me trae y me lleva y me pone en un lamentable lugar que en la línea de tiempo está antes del principio. Él avanza y yo retrocedo. Hoy la luna está vacía. Te quiero recordar a ti y a mi deseo por ti, pero mi última imagen es tu espalda alejándose. Caminas de ida, dejándome manchado del color de tus ojos. 

Jacobo Jurado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.