Luna de Verano

Foto tomada por Jacobo Jurado

La nauseabunda modorra mañanera no me deja hacer, pero me obliga a pensar en las cosas buenas, malas, infortunadas y mundanas que tiene la vida. Me hago el que hago y no hago mucho. Me hago el que pienso y solo caigo en lo mismo. Vivir para recordar y recordar para vivir. Saludo a las montañas y siento que me responden con su voz ronca que viaja por el viento agresivo del sur de Italia con aromas a albahaca. 

Deseo un café tan negro que me deje enfermo. Tomo agua, blanca, mala. Despierto poco a poco con los ruidos matutinos que entran por la ventana y de nuevo pienso. La vida me gusta con sus agasajos extraños y contradictorios, el baile no es mi placer, pero caigo en sus ritmos como miel libre.

Las horas vienen y van cargando con los minutos y se encuentran desubicadas con la tarde. El tiempo y el horizonte se topan, se besan y mienten; estallan y dejan huellas azules y anaranjadas, buscan la noche y el sol se les burla. Yo los observo con la boca anonadada desde un balcón prestado, se me podría meter una mosca en la boca y estaría bien pasarla con jugo de lulo. 

Oscuridad. Murió la estrella que se reía y se fue feliz, reencarnó en cielos que no he pisado. 

¿Está dando suficiente luz la luna? Tal vez la estés mirando y eso sería un sí. 

Y llegando de la nada, como el amigo casposo que amas porque es la mala influencia que cada tanto requiere el alma, el verano infame y las estrellas calientes me ponen en la soledad de las calles que conviven con la medianoche y te veo caminar, como en una fotografía, junto al aire que te despeina.

La mirada fría de tus corneas me tiene más libre que preso y eso hace que me concentre fijamente en los arreboles que el sol dejó en tu piel. Así me encuentras, atento, a mí que mantengo ausente y sin interés en lo que tengo al frente. Los besos cubiertos por una luna grande le quitan a ella la belleza de estar llena y amarilla, no sé tú en qué piensas, pero yo la ignoro, porque en una esquina de la larga calle del pueblo más triste del mundo estás tú, con tu sonrisa tímida, pero viva. 

Jacobo Jurado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.